Una fusión entre la británica BAE Systems y EADS para crear una empresa gigante de aeroespacio y defensa sería un impulso significativo para la ambición de los líderes europeos de tener una industria de defensa más eficiente.

La Unión Europea ha buscado desde hace tiempo fomentar mayor cooperación transnacional sobre proyectos de defensa en la región para llenar los espacios dejados por los reducidos presupuestos militares y para eliminar derrochadoras duplicaciones de esfuerzos.

La OTAN también está instando a los miembros del bloque a trabajar juntos en proyectos para exprimir al máximo el valor del gasto en defensa que muchos países de Occidente han recortado como consecuencia de la crisis financiera.

La combinación de BAE Systems y la franco-alemana EADS para formar la compañía aeroespacial más grande del mundo sería un paso enorme hacia la concreción de tales objetivos.

"Daríamos la bienvenida a cualquier refuerzo de la industria de defensa europea y su competitividad en la escena internacional", dijo una fuente de la Unión Europea (UE).

Otra fuente indicó que la UE respaldaba la consolidación del sector de defensa de Europa. "No favorecemos la fragmentación", sostuvo.

Las empresas han combinado ventas por US$93.000 millones, con productos que van desde los aviones comerciales Airbus hasta naves de guerra Typhoon y submarinos nucleares.

Autoridades de la UE no tomarían una posición oficial debido a las sensibilidades alrededor de la fusión propuesta, que necesitará la aprobación del ente regulador de la competencia que tiene el bloque. La OTAN no quiso comentar al respecto, alegando que la combinación propuesta era un tema comercial.

Los gobiernos de Francia y Alemania aún tienen que dejar en claro su van a apoyar la fusión, que podría derivar en obstáculos políticos en torno a temores por la protección de puestos de trabajo, defensa de intereses nacionales e impacto en competidores.