Ante las nuevas exigencias legales que ordenan que una misma persona no puede ser el dueño o presidente de varias entidades bancarias y que además suprimen las figuras de bancos comerciales y de inversión, algunas instituciones deberán fusionarse o bien para conformar el mismo grupo accionario o para convertirse en un banco universal.

Ya algunas entidades del sistema financiero nacional anunciaron que entrarán a un proceso de integración para acoplarse a la Ley de Instituciones del Sector Bancario, y ello requerirá de toda una ingeniería financiera que dará trabajo.

Las carteras crediticias pueden ser cohesionadas entre las partes que se van a fusionar si el perfil de los clientes es parecido o hay áreas para aprovechar; la capitalización puede ser ejecutada mediante una eficaz planificación de los activos; los indicadores de liquidez y morosidad, y las captaciones paso a paso, también pueden ser integrados.

Pero el proceso, aseguran los expertos, comenzará a complicarse cuando entren en juego factores de los que no hay experiencia previa: como la fusión del sistema de fideicomiso (que juntos no pueden superar cinco veces el patrimonio de la nueva entidad) y el sistema aplicado para Cadivi y el Sitme.

María Inés Fernández, especialista en el área financiera que también trabajó en el proceso de fusión de Banesco, comenta que los sistemas y plataformas de integración del Sitme darán qué hacer a las entidades que necesiten fusionarse.

"Cuáles de las dos plataformas van a escoger y qué harán con la otra, porque estos sistemas valen mucho dinero, no se pueden perder pues hubo una inversión importante en tecnología, recurso humano y tiempo. Ello no es sencillo, si no hay qué mirar la experiencia de BOD y Corp Banca".

La operatividad y el modo de hacer la entrega de dólares de la Comisión de Administración de Divisas implicará por su parte nuevas tareas.

Cada banco ha implementado procesos propios para administrar y entregar los dólares que solicitan los clientes, cómo hacer para cambiarlo y educar a los usuarios para las nuevas diligencias será parte de las actividades complicadas en las fusiones.

Otro de los sistemas que creó la banca recientemente es el relacionado con las normas contra la legitimación de capitales y el terrorismo. El 17 de marzo de 2010, la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario publicó en Gaceta Oficial las instrucciones para evitar la legitimación de capitales y ello obligó a las entidades a aplicar nuevos procedimientos para dar cuenta a las autoridades del perfil de sus clientes.

En caso de que las entidades obligadas a fusionarse hayan cambiado sus sistemas, deberán hacer otra inversión para aplicar otra plataforma de acuerdo con la normativa de la Sudeban.

Es así como el proceso de fusión no es tarea fácil y 11 bancos del sistema financiero nacional deberán entrar en este nuevo mundo si en seis meses no cuentan con el capital social para convertirse en banca universal.