Nueva York. Los futuros del cobre seguían cayendo el miércoles tras la publicación de un indicador que mostró que la demanda de bienes duraderos subió mucho menos de lo esperado.

El contrato del cobre para entrega en diciembre, el más activo, caía hace unos momentos 4,15 centavos, o un 1,3%, a US$3,2205 la onza en la división Comex de la New York Mercantile Exchange.

"El cobre volvió a un patrón bajista", sostuvo Bob Haberkorn, estratega senior de Lind-Waldock en Chicago. Haberkorn indicó que el metal podría retroceder al área de los US$3,10.

Dado que el cobre se emplea ampliamente en cableado, tuberías y planchas en la construcción, electrodomésticos, electrónica y automóviles, es sensible a los indicadores económicos.

El precio del metal está bajo presión luego que el miércoles se informara que la demanda de bienes duraderos en Estados Unidos creció en julio mucho menos de lo esperado, a medida que los sólidos aumentos en los segmentos de aviones civiles y autos eran contrarrestados por los descensos fuera del sector del transporte Los pedidos de bienes duraderos crecieron un 0,3% el mes pasado a un monto ajustado por factores estacionales de US$193.020 millones.

Wall Street anticipaba, en promedio, un incremento del 2,8% en los pedidos de julio.

Además el mercado estaba atento a la publicación de las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos, las que cayeron un 12,4% en julio, frente a las estimaciones de un alza del 0,9% a 333.000.