Nueva York. Los futuros del cobre cerraron este jueves a la baja pero lograron permanecer cercanos a máximos de 31 meses, mientras las señales de crecimiento económico apuntaban a un aumento de la demanda por el metal.

El lanzamiento del primer fondo que se cotiza en bolsa respaldado por cobre físico, que se espera para el viernes, daba soporte a los precios del cobre, aunque los precios se debilitaron marginalmente mientras los inversionistas aprovechan los altos precios.

El contrato del cobre para entrega en marzo, el más activo, cayó 1,35 centavos a US$4,0870 la libra en la división Comex de la New York Mercantile Exchange. En la sesión anterior el metal rojo fijó un cierre récord de US$4,1005, pero aún le falta superar el máximo histórico de sesión de US$4,2400 registrado en mayo de 2008.

Las ventas de autos en China, el mayor consumidor de cobre del mundo, subieron un 26,9% en noviembre, respecto del mismo mes de 2009.

Asimismo, las solicitudes iniciales de beneficios por seguro de desempleo en Estados Unidos disminuyeron la semana pasada en 17.000, más de lo esperado por los economistas, lo que representa una señal positiva para el mercado laboral. Al mismo tiempo, los inventarios y las ventas totales de Estados Unidos aumentaron en octubre.

Lo anterior se agrega al optimismo por la posibilidad de una extensión de las rebajas de impuestos de la era Bush. De ser aprobado por el pleno del Congreso, el acuerdo pospondría un alza de impuestos programada para el 1 de enero, lo que afectaría a casi todos los estadounidenses que pagan impuesto a la renta.

"Las cosas parecen mejorar lentamente", dijo Frank Lesh, corredor y analista de FuturePath Trading.

En otro indicador positivo de la demanda, los inventarios de cobre en la LME cayeron el jueves en 800 toneladas métricas a 349.450 toneladas métricas. La última cifra de los inventarios de cobre de Comex del miércoles por la tarde muestra un descenso de 419 toneladas cortas a 68.360 toneladas cortas.