Nueva York. El cobre cayó a territorio negativo este miércoles, tras extender previamente en el día su record de sesión, por los bajos volúmenes y el optimismo del mercado.

El contrato del cobre para entrega en marzo, el más activo, cayó un 0,4%, o 1,65 centavos, a US$4,3115 la libra en la división Comex de la New York Mercantile Exchange. El contrato a diciembre, de escaso volumen, cayó un 0,4%, o 1,65 centavos, a US$4,3115 la libra.

El contrato más activo llegó a un nuevo récord de sesión de US$4,3320 la libra durante la mañana.

Las buenas perspectivas para la oferta y la demanda del cobre continúan atrayendo inversionistas al metal rojo. Una demanda industrial más fuerte de lo esperado, especialmente de China, y las preocupaciones sobre el suministro ocasionaron un repunte de seis meses en los precios mientras cada vez más inversionistas ingresaban al mercado.

"El factor subyacente en el cobre ahora es la fuerte demanda y se habla de una escasez global", dijo John Caruso de Lind-Waldock.

Muchos analistas como Macquarie Bank proyectan una caída de la oferta para 2011. El banco estima una escasez de 550.000 toneladas métricas.

Algunos inversionistas compran cobre para obtener una exposición más barata en el sector de los metales. Con los futuros del oro sobre la marca psicológica de los US$1,400 y los precios de la plata sobre los US$30 la onza troy, el cobre es visto como una opción de inversión menos onerosa.

Asimismo, los bajos niveles de negociación estimularon el apetito de los inversionistas. Los niveles de negociación del cobre han estado extremadamente bajos en la semana comprendida entre la Navidad y el Año Nuevo.

"Podríamos ver una alta volatilidad en los primeros días de 2011 que nos llevará en una nueva dirección", dijo Jimmy Tintle, analista de Transworld Futures.