Nueva York. Los contratos a futuro del petróleo cerraron este lunes al alza luego del cierre del oleoducto Trans-Alaska Pipeline, una importante ruta para distribución de petróleo, lo que generó temores sobre una disminución de la oferta.

El contrato del crudo dulce ligero para entrega en febrero subió US$1,22, o un 1,4%, a US$89,25 en la New York Mercantile Exchange. El contrato del crudo Brent en la ICE Futures avanzó US$2,38 a US$95,71 el barril.

Alyeska Pipeline Service Co. cerró el sábado el sistema de ductos de 800 millas que opera en Alaska luego que trabajadores encontraran una fuga en una estación de bombeo. Posteriormente, la firma indicó a BP PLC (BP) y otros productores en la región que redujeran su producción en un 95%.

cierre elevó inicialmente los precios de los futuros en US$2 a US$89,98 el barril en la New York Mercantile Exchange. Pero los contratos a futuro han retrocedido a medida que los operadores y analistas indicaban que las existencias mundiales no se verán afectadas si el ducto reanuda sus operaciones pronto, como muchos anticipan.

En tanto, las refinerías de la costa oeste, que dependen del crudo de Alaska en alrededor de un cuarto de su suministro, dijeron que podían apoyarse en inventarios y otros proveedores para cerrar una brecha de corto plazo. Millones de barriles de crudo también están almacenados en Valdéz, la sección del oleoducto en la costa sur de Alaska, dijo Chevron Corp. (CVX)

"Este corte fue suficiente para provocar una estampida de algunos actores hacia el costado largo del mercado, pero no constituye un cambio duradero o material para el equilibrio global de la oferta y la demanda", dijo Tim Evans, analista de crudo de Citi Futures Perspective.

Asimismo, Tom Bentz analista y corredor de petróleo de BNP Paribas Commodity Futures, dijo que si hubiera un real ajuste el precio habría subido fácilmente US$4, pero la realidad es que hay oferta de sobra.

El contrato a febrero de la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, subió 4,12 centavos, o un 1,7%, a US$2,4543 el galón. El contrato a febrero del combustible de calefacción avanzó 6,98 centavos, o un 2,8%, a US$2,5561 el galón.