Nueva York. Los futuros del oro se encuentran el lunes en el limbo entre los altos precios que limitan las compras y la cautela de los inversionistas por los problemas de la deuda soberana de la eurozona.

El contrato más activo del oro, para entrega en febrero, subía hace unos momentos US$4 a US$1.372,90 la onza troy en la división Comex de la New York Mercantile Exchange.

"Se encuentra en compás de espera por ahora", dijo Bob Haberkorn, estratega senior de mercado de Lind-Waldock en Chicago. "No está recibiendo el impulso que recibió las últimas seis semanas".

Los precios han fluctuado en torno a los US$1.300 y los máximos récord en torno a los US$1.400 durante los últimos dos meses en medio de las olas alternadas de temor y optimismo en el mercado sobre la recuperación económica global.

El dólar registraba una leve alza debido a que los temores generalizados respecto de los problemas de deuda soberana en la eurozona volvían reticentes a los operadores para mantener posiciones en el euro.

El mercado está atento a Portugal, que esta semana venderá miles de millones de euros en bonos.