Nueva York. Los futuros del petróleo se desplomaron el martes a US$80 por barril luego que la sorpresiva decisión de China de elevar sus tasas de interés hiciera subir al dólar y elevara las preocupaciones acerca de una desaceleración de la demanda por recursos naturales.

El contrato del crudo dulce ligero para entrega en noviembre cerró con una baja de US$3,58, o un 4,3%, a US$79,50 el barril en la New York Mercantile Exchange, la mayor baja porcentual para un contrato al mes siguiente desde febrero.

El contrato a noviembre expira el miércoles por lo que las negociaciones se han concentrado en el contrato a diciembre, que cayó US$3,52 a US$80,28 el barril.

El contrato del crudo Brent descendía en la bolsa de futuros ICE US$3,27 a US$81,10 el barril.

De forma sorpresiva, el Banco Popular de China elevó este martes sus tasas de depósito y préstamo a un año en 25 puntos base cada una, a contar del miércoles, una decisión que busca desacelerar el rápido crecimiento de la economía asiática.

China es el segundo mayor consumidor de petróleo tras Estados Unidos y mantuvo su demanda en medio de la desaceleración económica, lo que ayudó a los inversionistas a mantener un optimismo relativo respecto a la demanda global a pesar del alza de inventarios en Estados Unidos.

Sin embargo, las acciones del gobierno de China también se ven como una señal de que las importaciones de petróleo, que llegaron a máximos en septiembre, podrían desacelerarse.

El contrato a noviembre de la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, descendía 10,32 centavos, o un 4,8%, a US$2,0483 el galón, la mayor caída porcentual en un día en más de un año. En tanto, el combustible de calefacción a noviembre cerró a la baja en 8,68 centavos a US$2,1893 el galón.