Londres. Los contratos a futuro del petróleo se negociaban este martes sin una dirección definida en Europa, mientras que la atención de los inversionistas se desplazaba desde el cierre de la red de ductos Trans Alaska Pipeline hacia los movimientos del dólar.

A las 11:16 GMT, el contrato del crudo dulce ligero para entrega en febrero subía US$0,19 a US$89,44 el barril en la New York Mercantile Exchange. El contrato del crudo Brent para entrega en febrero descendía US$0,08 a US$95,62 por barril en la ICE Futures.

El ducto Trans-Alaska Pipeline, que fue cerrado durante el fin de semana, debería reanudar las operaciones hacia final de la semana, indicó una fuente cercana a la situación, lo cual limitará el efecto de cualquier déficit en la oferta, informó el martes The Wall Street Journal.

La atención de los inversionistas se volcaba hacia los movimientos de la moneda estadounidense, especialmente frente al euro.

El repunte del euro frente al dólar luego de cinco días de descensos ayudaron al petróleo. Los avances del euro durante la mañana sugieren una ligera permanencia de esta tendencia positiva para la moneda común, lo que ayuda a limitar las pérdidas del mercado del crudo.

"Las tendencias en la demanda, oferta y existencias sugieren que los precios del petróleo tendrán un buen soporte", dijeron analistas de Deutsche Bank, quienes esperan que los precios del petróleo promedien sobre los US$95 el barril en 2011, alcanzando los US$98 en 2012.

A las 11:27 GMT, los futuros del gasóleo para entrega en enero en la ICE se mantenían sin cambios en US$782,50 la tonelada métrica, mientras que la gasolina en la Nymex para entrega en febrero perdía US$1,14 a US$2,4429 el galón.