Nueva York. Los futuros del oro subieron este martes mientras la compras de oportunidad y la especulación sobre un impulso consecuente a la demanda física levantaban a un mercado que hace poco cayó a mínimos de siete semanas.

El contrato más activo del oro, para entrega en febrero, subió US$7,70, o un 0,6%, a US$1.368,20 la onza en la división Comex de la New York Mercantile Exchange, con lo cual puso fin a una racha de pérdidas de tres sesiones consecutivas. El oro cayó un 0,6% la semana pasada, para terminar en mínimos de siete semanas debido a las señales de fortaleza en los mercados mundiales que perjudicaron su atractivo como inversión de refugio.

Tras anotar un récord sobre los US$1.422 la onza el 3 de enero, los precios del oro han retrocedido debido al creciente optimismo ante la recuperación económica, que envió a los inversionistas hacia activos como las acciones y los bienes básicos.

La debilidad del oro proporcionó una oportunidad de compra, según los analistas, en particular mientras los compradores asiáticos tratan de aprovechar los precios más bajos desde fines de noviembre para aumentar sus posiciones.

Los mercados "ven esto como una ganga", dijo Larry Young, presidente de Covenant Trading LLC.

Pero sin noticias económicas nuevas que orienten al mercado, el oro no saldría de su reciente rango de entre US$1.350 y US$1.385, dijo Adam Klopfenstein, de Lind-Waldock.

El oro también recibió apoyo del retroceso del dólar. El euro llegó a subir a US$1,3467 debido al optimismo por los pasos dados por funcionarios de la eurozona para contener sus problemas de deuda soberana.

Por su parte, el contrato de la plata para entrega en marzo en la Comex subió 59,2 centavos, o un 2,1%, a US$28,912 la libra.