Sao Paulo. La empresa Galvao Engenharia ganó hoy los derechos para ampliar y operar por 30 años un tramo de 624,8 kilómetros de la carretera federal BR-153, situada entre los estados de Tocantins (norte) y Goiás (centro).

La compañía brasileña ofreció una tarifa de peaje de 4,97 reales (US$2,242) por cada 100 kilómetros, muy inferior a los 9,22 reales (unos US$4,2) por la misma distancia que había fijado el gobierno como tope máximo.

El ganador también se comprometió a invertir 4.310 millones de reales (unos US$1.960 millones) en obras de ampliación, duplicación de carriles, mantenimiento, conservación y mejorías de la carretera, según la reguladora Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT).

El tramo concedido, que pasa por 23 municipios entre las ciudades de Anápolis, en el estado de Goiás, y Aliança de Tocantins, deberá ser totalmente duplicado en 5 años, período en el que la empresa se comprometió a realizar 48 intersecciones, 11 pasarelas y mejoras de acceso.

Asimismo, está previsto que la carretera cuente con nueve peajes, cuyo cobro sólo comenzará cuando finalicen los trabajos iniciales en el sistema de carreteras y se hayan ejecutado el 10% de las obras de duplicación de los carriles.

En la licitación participaron también la empresa Triunfo Participacões y el consorcio Norte-Sul, el cual está integrado por las empresas brasileñas Ecorodovias, Queiroz Galvão y Coimex.

El año pasado el gobierno brasileño otorgó cinco concesiones para operar tramos de diferentes carreteras con una extensión de cerca de 4.200 kilómetros de extensión.

El plan inicial preveía la concesión en 2013 de nueve trechos de carreteras con 7.500 kilómetros de extensión, pero hasta diciembre sólo fueron licitados los derechos sobre cinco vías, por lo que las otras cuatro quedaron para 2014.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció que este año, además de esos cuatro concursos, su gobierno ofrecerá en concesión otros cuatro tramos de carreteras y los derechos a operar el puente de 14 kilómetros entre las ciudades de Río de Janeiro y Niteroi.