Madrid. Gamesa Corporación Tecnológica, uno de los mayores fabricantes de turbinas del mundo, prevé volver a aumentar sus ventas de turbinas a partir del año que viene, pero los márgenes de rentabilidad se verán más afectados de lo esperado debido a las enormes inversiones previstas para expandirse en mercados emergentes como China, India y Brasil.

Gamesa dijo el jueves que espera que sus ventas crezcan más de un 15% anual hasta 2013, con el objetivo de llegar a colocar 4.000 MW de turbinas ese año, según el plan estratégico de la compañía presentado el jueves a los inversores en Londres.

Sin embargo, los márgenes de rentabilidad se verán deprimidos a partir de este año y no volverán a recuperarse hasta 2013. Para 2010, el margen Ebit --que relaciona las ventas con el beneficio antes de impuestos e intereses-- será del 4,5%-5,5%, frente a la anterior previsión de entre 6%-7%. Además, el margen Ebit volverá a caer hasta 4%-5% en 2011.

"En los próximos tres años, estaremos inmersos en un ambicioso programa de reestructuración, que requerirá inversión adicional para colocarnos en nuevos mercados y lanzar nuevos productos", explicó el presidente de la compañía, Jorge Calvet, el jueves en una teleconferencia desde Londres. "Esto deprimirá los márgenes, pero garantizará el crecimiento más allá de 2013".

El mercado acogió con desconfianza las previsiones de Gamesa y la rebaja de los objetivos de rentabilidad. A las 1421 GMT, el valor caía un 5% a EUR5,14 en un mercado ligeramente al alza.

Los observadores no estaban seguros de que Gamesa vaya realmente a poder cumplir sus planes de expansión.

"Los objetivos de ventas de turbinas para 2013 y las ventas de parques eólicos nos parecen demasiado agresivas", dijo Robert Alexander Clover, analista jefe de energía de HSBC.

Además, los inversores están "probablemente un poco escépticos sobre los planes de expandirse en el extranjero y los asuntos de competitividad, especialmente cuando vas a China e India", dijo Didier Laurent, analista de Societe Generale.

Desde 2008, Gamesa atraviesa una difícil situación por la fuerte depresión de los pedidos de turbinas como consecuencia de la recesión económica y un cambio regulatorio en España que paralizó el mercado local.

Sin embargo, la compañía ya está percibiendo mejoras. El director de operaciones, Íñigo Giménez, explicó en la presentación en Londres que las órdenes de pedidos para entrega en 2011 alcanzan los 719 MW hasta septiembre, frente a los 152 MW del mismo período del año anterior.

En la presentación, Gamesa reforzó su estrategia por apostar por los mercados emergentes asiáticos, ultracompetitivos y de bajo coste, frente a los saturados mercados europeos.

La capacidad productiva en España, que suministra turbinas a toda Europa, sufrirá un drástico ajuste hasta los 1.000 MW anuales en 2013, frente a los 2.200 MW anuales actuales.

En cambio, Gamesa duplicará su capacidad de producción en China e India en los próximos tres años hasta los 1.000 MW. La compañía también prevé producir 800 MW en India y abrir fábricas en Brasil.

Gamesa también confirmó que quiere empezar a producir en serie sus primeras turbinas eólica marinas en 2013, con el objetivo de aprovecharse del gigantesco desarrollo marino previsto en Reino Unido a partir de 2014.