La Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh) tomó la determinación de no vender leche al gobierno para el proyecto Vaso de Leche de la Merienda Escolar, anunció el director ejecutivo de la organización, Edgardo Leiva.

Durante una reunión sostenida la noche del miércoles por el consejo consultivo de la Fenagh, los productores denunciaron el "cambio de reglas del juego" del gobierno hondureño, al implementar un adelanto de fondos a varios alcaldes de comunidades del interior de Honduras, para el manejo de la merienda escolar y se quejaron de la "politización" del proyecto, con la intención de retrasar su implementación.

"Ha andado el ministerio de Desarrollo Social con las municipalidad promoviendo la Ley del Vaso de Leche, pero en un adelanto de dinero a los alcaldes municipales para que estos manejen una merienda escolar, eso como en 25 municipios del país", sostuvo Leiva.

El representantes de los ganaderos explicó que con la implementación de la nueva modalidad, como la pretende implentar Desarrollo Social, algunos productores sólo podrán vender 200 litros de leche diarios para centros recolectores que producen hasta 6.000 litros.

Cada centro recolector de leche aglomera a unos 180 pequeños productores, que a criterio de Leiva serán perjudicados al no poder vender su producción diaria que oscila entre 50 y 60 litros.

Lo anterior, según Leiva, va en contra de la Ley de Fortalecimiento a la Producción de Leche y la Merienda Escolar, aprobada por el Congreso Nacional, misma que especifica que la ley sólo debe ser pasteurizada o ultrapasteurizada, que será adquirida bajo licitación anual.

Por su parte, Hilda Hernández, ministra de Desarrollo Social, alegó que el acercamiento con los ediles que inició esta semana obedece a un programa piloto de banco de leche, que se ejecutará a través de comités locales.

La funcionaria afirmó que el gobierno de Honduras ya había discutido con la Fenagh la compra de leche por licitación para el área urbana y mediante los comités en el área rural, para eficientar los recursos y tener mayor cobertura con el programa adquisición de leche

Según estimaciones de Hernández, la compra de leche industrializada no permitiría llegar ni al 20% de la población que recibe merienda escolar, que cubre a 1.200.000 de niños del nivel prebásico y básico.

Para la minsitra, la compra directa únicamente representa un problema logístico, pues la situación ya había sido planteada al presidente Porfirio Lobo y la ministro de Agricultura y Ganadería, Jacobo Regalado.

La Fenagh alega que para el consumo, la leche necesita un proceso de pasteurización como lo manda la ley, para no perjudicar la salud de los niños.