Buenos Aires. La siderúrgica argentina Siderar reportó el lunes una caída del 27,5% en su utilidad trimestral presionada por un incremento de costos.

La firma detalló que su ganancia neta del segundo trimestre fue de 576,5 millones de pesos (US$135 millones) y explicó que los aumentos de costos tuvieron su origen en las materias primas y en aspectos laborales y de servicios, que no pudieron ser compensados por los incrementos de precios.

Siderar, controlada por el gigante grupo argentino Techint, es parte del conglomerado Ternium.

Los accionistas de Siderar aprobaron a finales de julio el pago de un dividendo total de 1.511,5 millones de pesos (US$350 millones) y el nombramiento de tres representantes del Estado en el directorio.

La designación de esos directores puso fin a una disputa entre las partes y resultó una victoria para la presidenta Cristina Fernández, cuyo gobierno decidió que la conformación de los directorios de las compañías locales debían reflejar las tenencias accionarias estatales en ellas.

La disputa entre Siderar y el gobierno se generó cuando la siderúrgica se negó en abril a aceptar el nombramiento de un nuevo director en representación del Estado, que posee 25,9% de la sociedad a través del ente que administra el pago de pensiones, llamado Anses.

Las acciones de Siderar perdieron 2% este lunes y cerraron a 34,3 pesos en la bolsa argentina, donde ponderan 4,96% en el índice de papeles líderes Merval.