Sao Paulo. El estatal Banco do Brasil dijo este jueves que incumplió su estimación de ganancias en el primer trimestre debido al aumento de amortizaciones por créditos incobrables y a un sorpresivo declive en sus ingresos por intereses e intermediación.

La ganancia neta recurrente, que incluye ítems únicos, fue de 2.515 millones de reales (US$794 millones) el trimestre pasado, debajo de la estimación consensual de 2.928 millones de reales (US$920,3 millones).

La utilidad recurrente subió un 44% trimestral y un 96% interanual debido a que el presidente ejecutivo, Paulo Rogêrio Caffarelli, recortó costos para apuntalar la rentabilidad.

Las amortizaciones por créditos incobrables casi se triplicaron e indicadores de incumplimientos futuros tocaron un máximo en dos años en el trimestre.

El retorno sobre capital, una medida de rentabilidad, alcanzó un 10,4% en el período, menos que el 12,1% estimado, pero con una cifra de dos dígitos por el primer trimestre en cinco.

Las ganancias por intereses cayeron por primera vez en seis trimestres y Caffarelli redujo las provisiones en un 10%, pese a que el banco reclasificó el préstamo de un cliente corporativo no específico a categorías de mayor riesgo.

El retorno sobre capital, una medida de rentabilidad, alcanzó un 10,4% en el período, menos que el 12,1% estimado, pero con una cifra de dos dígitos por el primer trimestre en cinco.

Caffarelli fijó un objetivo de reducir la brecha de rentabilidad de Banco do Brasil respecto a la de sus rivales del sector privado.

La administración del banco discutirá sobre los resultados trimestrales en un evento más tarde el jueves.