Buenos Aires. El argentino Banco Hipotecario, controlado por el Estado, pero bajo administración privada, dijo este jueves que sus ganancias del cuarto trimestre de 2010 se desplomaron un 65,3% con una fuerte reducción de su margen financiero, lo que hacía caer sus acciones.

La entidad informó ganancias por 27,5 millones de pesos (US$6,7 millones) en el cuarto trimestre, frente a los 79,3 millones de pesos (US$19,6 millones) del mismo lapso del 2009.

Para todo el 2010 informó una utilidad de 195,3 millones de pesos (US$47,6 millones), frente a una ganancia de 197,8 millones (US$49,1 millones) en el 2009.

En el cuarto trimestre, el margen financiero neto de Banco Hipotecario fue de 108,3 millones de pesos (US$26,8 millones), frente a los 197,6 millones (US$49 millones) del mismo trimestre del 2009.

Para todo el 2010 el margen fue de 535,2 millones de pesos (US$132,8 millones), desde los 581,2 millones de pesos (US$144,2 millones) del 2009.

Banco Hipotecario es la quinta entidad en argentina en términos de patrimonio neto, séptima en financiamiento a familias y décima tercera en activos en el sistema financiero local.

Los principales accionistas del Banco Hipotecario, además del Estado argentino, son el grupo de bienes raíces Irsa y el energético Grupo Dolphin.