Río de Janeiro. La ganancia de los bancos brasileños cayó más de 20% en el primer trimestre en comparación con el mismo período del año anterior, en lo que es el peor resultado desde el tercer trimestre de 2014, según un informe de la consultora de informaciones financieras Economática divulgado hoy.

Los datos indican que las ganancias de las 12 instituciones de capital abierto (con acciones negociadas en la bolsa) que ya divulgaron sus balances en 2016 suman 13.170 millones de reales (US$3.760 millones), un 21,71% menos que en el primer trimestre de 2015 y un 7,6% inferior al cuarto trimestre de 2015.

La caída trimestral del beneficio de los bancos es la segunda seguida, atribuida a la contracción del crédito y al aumento de la morosidad y de las provisiones hechas para pérdidas por impago. Así, el lucro de los bancos brasileños en el primer trimestre fue el menor de los últimos seis trimestres.

Entre los grandes bancos, el estatal Banco do Brasil fue el que tuvo una caída mayor del beneficio, del 59,5%, hasta los 2.300 millones de reales (US$657 millones).

El Itaú Unibanco, mayor entidad financiera privada de Brasil, tuvo un descenso de su lucro del 9,5%, hasta los 5.100 millones de reales (US$1.457 millones), mientras que el Bradesco, segundo mayor banco privado, tuvo una caída de los beneficios del 5,3%, con un lucro de 4.100 millones de reales (US$1.170 millones).

Pese al descenso, el sector bancario lideró las ganancias entre las empresas de capital abierto, a contramanos de la economía del país, actualmente en recesión. En 2015, el lucro de las instituciones con acciones en la bolsa totalizó 70.500 millones de reales (US$20.140 millones), un 28,3% más que en 2014.