Lima. Las utilidades de los bancos peruanos volverían este año a los niveles previos a la crisis financiera global, gracias a un crecimiento en los créditos corporativos ante una recuperación de la económica local, dijo este jueves el regulador peruano del sector.

Las utilidades de los bancos sumaron el año pasado 3.246,6 millones de soles (US$1.137 millones), una leve caída frente a la ganancia de 3.318,3 millones de soles del 2008, cuando estalló la crisis global.

"Las utilidades deberían parecerse a las observadas en 2008, año precrisis", dijo el Superintendente Adjunto de Banca de Perú, Diego Cisneros, en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.

La economía de Perú repuntó cerca de 10% en 2008, la tasa más alta en 14 años, y mostró el mejor comportamiento económico entre los países de América Latina.

Esa expansión económica se apoyó básicamente en un repunte de los sectores ligados a la demanda interna como la construcción; además del incremento de las exportaciones de metales, uno de los principales motores de la economía local.

Tras los embates de la crisis, la economía de Perú cerró con un crecimiento del 0,9% en 2009.

Para este año, la meta oficial es de un crecimiento del 5,5%, aunque analistas prevén una tasa mayor.

Cisneros dijo que en 2010 probablemente haya un componente muy fuerte de créditos corporativos y nuevos proyectos de infraestructura, que a finales del 2008 se quedaron parados "pero que este año han arrancado con fuerza".

Entre los sectores que también apoyarían al aumento de las utilidades estarían los préstamos minoristas e hipotecarios.

El funcionario estimó, además, que los depósitos y préstamos crecerían 20% este año frente al 2009.

Este repunte de los créditos y de los depósitos se moverían "porque la economía peruana financia sus necesidades de crédito con ahorro interno".

Morosidad y factor exógeno. De otro lado, el funcionario del ente regulador de la banca proyectó que la morosidad en el sistema financiero peruano "podría terminar el año alrededor del 1,5%, con mejoras de los ratios observados hacia el 2do semestre".

La morosidad se ubica actualmente, según cifras al cierre de marzo, en 1,73%.

Cisneros explicó que para evitar la morosidad en los bancos fue necesario la creación de un sistema de información para monitorear el comportamiento de los clientes y su capacidad de endeudamiento en el sistema financiero en su conjunto.

El sistema financiero local está liderado por el Banco de Crédito, seguido por BBVA Banco Continental, Banco de Crédito, Interbank y Scotiabank.

Cisneros afirmó que la banca peruana se mantiene sólida y robusta tras resistir los duros embates de la crisis del 2008 y sus efectos en 2009, con una experiencia para contener otro rebrote por los problemas de la deuda de Grecia, que amenaza con extenderse a toda la zona de Europa.

Pero recomendó cautela ante cualquier eventualidad.

"Tratar de ser prudentes es difícil, allí es la lucha interna entre la búsqueda de resultados y la prudencia que debe tener para gestionar una empresa o sistema en crisis", afirmó.

"Una de las fortalezas que tuvo Perú durante la crisis es que no dependió de la liquidez externa; solamente hay 13% de los fondos líquidos que financian operaciones en Perú, que proviene de fondos externos y el resto es dinero de depósitos locales, allí hay una capacidad de resistencia de la economía muy importante", agregó el funcionario.