Sao Paulo. Las ganancias del fabricante brasileño de aeronaves Embraer SA cayeron un 82% en el cuarto trimestre, no alcanzando las expectativas de analistas y sus propias metas anuales, por menos entregas de aviones comerciales y amortizaciones en sus negocios de defensa y de aviones ejecutivos.

La ganancia de US$35 millones en el cuarto trimestre quedó por debajo de la estimación de US$137 millones que habían realizado analistas consultados por Reuters.

Las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) totalizaron US$645 millones, bastante menos que el objetivo anual de al menos US$770 millones.

Las ganancias operativas, con depreciación y amortización (EBIT), fueron de US$329 millones, también menores a la meta de US$450 millones.

Incluso ajustados por efectos extraordinarios, como las amortizaciones -US$54 millones para aviones ejecutivos y US$9 millones en defensa durante el trimestre-, el EBIT y el EBITDA incumplieron los objetivos para 2017 que Embraer había ratificado en octubre.

Embraer ajustó su proyección de ingresos para 2018 a US$200 millones, a un rango de entre US$5.400 millones y US$5.900 millones, lo que se compara con los US$5.840 millones del año pasado.

Paulo César Silva, presidente ejecutivo de la firma brasileña, dijo en una conferencia telefónica que Embraer ve un "muy buen compromiso" en las conversaciones en marcha con Boeing y el Gobierno brasileño sobre una potencial alianza entre las fabricantes.

El presidente de Brasil, Michel Temer, aún está evaluando si apoya una propuesta para la creación de un emprendimiento conjunto, dijo su portavoz la semana pasada. El Gobierno tiene una "acción dorada" en Embraer que le da derecho a veto sobre este tipo de decisiones estratégicas.