Caterpillar Inc superó ampliamente los pronósticos de ganancia por séptimo trimestre consecutivo, debido a que una potente demanda global de las industrias de la construcción, la minería y la energía dispararon un 35% las ventas de sus equipos en el cuarto trimestre.

El mayor fabricante mundial de maquinarias pesadas dijo que veía "indicadores económicos positivos en la mayor parte del mundo" y anticipó una mayor construcción en América del Norte y crecimiento en otras regiones. Agregó que los clientes mineros están en mejor posición y más deseosos de invertir y que espera mayores ventas de crudo y gas este año.

Caterpillar dijo que esperaba una ganancia ajustada de US$8,25 a US$9,25 por papel para 2018, comparado con la estimación promedio de analistas de US$8,19, según Thomson Reuters I/B/E/S.

Las acciones de la compañía que integra el promedio industrial Dow Jones subieron un 1,3% en el inicio de la sesión y acumulaban un alza cercana al 80% en el último año.

El grueso de la recuperación en las ganancias en 2017 fue gracias a la división de construcción, el fortalecimiento de la economía mundial y el repunte de las materias primas.

Este es un giro descomunal para Caterpillar que, golpeado por las malas condiciones económicas y la volatilidad de los precios de las materias primas, sufrió un derrumbe de más del 40% de sus ventas entre 2012 y 2016.

Mientras que el grueso de la recuperación en las ganancias en 2017 fue gracias a la división de construcción, el fortalecimiento de la economía mundial y el repunte de las materias primas ha mejorado el panorama de sus otras dos unidades: recursos y energía y transporte.

En el cuarto trimestre, el ingreso aumentó en todos los segmentos, con el incremento más alto en Norteamérica, su principal mercado. En términos ajustados, la empresa ganó US$2,16 por acción, frente a una expectativa de US$1,79 por papel.

Caterpillar registró un cargo de US$2.400 millones ligado a la reciente reforma fiscal estadounidense, ampliando su pérdida neta antes de ajustes a US$1.300 millones o US$2,18 por acción, desde US$1.170 millones o US$2,0 por papel un año antes.