Pfizer, la mayor farmacéutica de Estados Unidos, reportó este martes una ganancia trimestral ajustada que estuvo por debajo de las proyecciones de analistas y recortó ligeramente sus previsiones de utilidades para 2016, luego de poner fin a la investigación sobre un fármaco contra el colesterol.

La farmacéutica ganó 61 centavos de dólar por acción en el tercer trimestre, excluyendo ítems extraordinarios, e incumplió las estimaciones promedio de los analistas por 1 centavo, de acuerdo a Thomson Reuters I/B/E/S.

El nuevo tratamiento de Pfizer Inc contra el cáncer de mama, Ibrance, generó ventas por US$550 millones, también por debajo del consenso de estimaciones de US$576 millones compiladas por Evercore ISI.

El analgésico Lyrica de la compañía generó ventas de US$1.050 millones, por debajo de las expectativas del mercado de US$1.280 millones, pero la vacuna Prevnar arrojó una facturación de US$1.540 millones, por encima de las previsiones de US$1.480 millones.

Pfizer dijo el martes que abandonará el desarrollo de un fármaco para reducir el colesterol, bococizumab, tras aludir a "la evolución del panorama para el tratamiento".

La compañía redujo el rango alto de sus previsiones de ganancias ajustadas del 2016 a US$2,43 dólares por acción, desde US$2,48, aunque mantuvo el piso de US$2,38 por papel.

Bococizumab, que pertenece a una nueva clase de medicinas denominadas inhibidores de PCSK9, de todas formas iba a sumarse tarde al mercado, luego del lanzamiento en el verano boreal de dos fármacos rivales: Praluent de Regeneron y Sanofi SA, y Repatha de Amgen Inc.

Las acciones de la compañía bajaban 3,5% en las operaciones previas a la apertura de los mercados tras la divulgación de sus resultados.