Londres/Moscú. Glencore dijo que espera exceder la meta previa de reducción de deuda pese a un costo de casi US$400 millones por una mala apuesta en el sector del carbón, y replicó la advertencia de sus rivales mineros acerca de la volatilidad en el mercado de materias primas.

Junto con Anglo American, Glencore estuvo entre las compañías más afectadas por la caída en los precios de las materias primas, y también se ubicó entre los principales ganadores por el repunte de este año.

Después de subir más del doble desde fin de 2015, sus acciones retrocedían cerca de un 4,5% a las 1325 GMT, dado que los analistas se focalizaban en un nuevo costo de US$395 millones por coberturas de carbón.

Los estrategas también se mostraron desilusionados porque la empresa no aumentó la meta de ganancia para todo el año. Glencore mantuvo su meta de ganancias antes de intereses e impuestos (EBITDA) para todo el 2016 en US$2.400 a US$2.700 millones para las operaciones comerciales, luego de una cifra de US$1.200 millones en los primeros seis meses del año.

El presidente ejecutivo, Ivan Glasenberg, señaló que la firma es "consciente de que los mercados estructurales seguirán siendo volátiles". Pero agregó que Glencore estaba camino a recortar su deuda para fortalecer su balance corporativo frente a cualquier impacto futuro.

"Ya hemos logrado ampliamente nuestra meta de ventas de activos de US$4.000-US$5.000 millones, con una serie de procesos de venta de activos variados y concretos también en marcha", dijo el miércoles Glasenberg en un comunicado.

La firma espera reducir su deuda a entre US$16.500 y US$17.500 millones en 2016, una meta superior al objetivo previo de bajarla a entre US$17.000 y US$18.000 para fin de año.

Para la compañía en general, Glencore reportó una ganancia estructural ajustada EBITDA para la primera mitad del año de US$4.000 millones, frente a los US$3.900 millones previstos, lo que implica una caída del 13% frente al año anterior.