París. BNP Paribas, uno de los mayores bancos de la zona euro, superó las previsiones este jueves con una caída menor que la prevista de sus ganancias en el segundo trimestre y se adelantó a su rival Societe Generale al alcanzar sus objetivos de capital anticipadamente.

Tanto BNP y Societe Generale han vendido activos, reducido personal y recortado dividendos para reforzar sus balances y para calmar los inversores después de un recrudecimiento el año pasado de la crisis de deuda en la zona euro.

BNP es visto como muy por delante en la carrera, sin embargo, al revelar este jueves que alcanzó un ratio de capital Tier 1 del 8,9% bajo la metodología más estricta de Basilea III a finales de junio - seis meses antes que lo previsto.

El banco dijo que su desapalancamiento ha sido realizado en un 90%.

"Estamos muy confiados para la segunda parte del año", dijo el presidente ejecutivo de BNP, Jean-Laurent Bonnafe, agregando que "este posicionamiento muy positivo permitirá al grupo concentrarse en las cuestiones a mediano plazo".

BNP, que tiene más de la mitad de su exposición al riesgo de crédito en la zona euro, vio en el segundo trimestre una caída neta de ingresos del 13,2% a 1.850 millones de euros (US$2.270 millones). Esto superó la previsión promedio de los analistas de 1.740 millones de euros obtenida en un sondeo de Reuters.

Los ingresos cayeron un 8%, a 10.100 millones de euros, en línea con la previsión de 10.130 millones de euros.

Las bancas corporativa y de inversión de BNP sufrieron la peor parte de los recortes de costos y volatilidad en los mercados, con un desplome de las ganancias antes de impuestos de un 40% y los ingresos reduciéndose en una cuarta parte.

La banca minorista, una división que ha demostrado ser un contrapeso lucrativo a la turbulencia de los mercados, vio las utilidades antes de impuestos ceder un 2%.

Consultado sobre si el BNP se vio envuelto en el escándalo de manipulación de la tasa Libor, Bonnafe dijo que el banco no estaba "en lo absoluto" involucrado. Él dijo que los reguladores tendrían que cambiar la forma cómo se calcula la tasa Libor.