Madrid. El banco español BBVA aumentó un 46% su ganancia neta en el tercer trimestre gracias a las plusvalías ligadas a la venta de su filial chilena y el sólido crecimiento del negocio crediticio en México, que compensaron la caída de sus resultados en Turquía debido a la depreciación de la lira.

No obstante, las previsiones facilitadas por el banco en una presentación a analistas sobre la marcha de su negocio en Turquía presionaban a las acciones y las hacían caer un 1,6% a 5,05 euros.

BBVA dijo es en la presentación que espera un aumento de las provisiones y del costo del riesgo en Turquía.

Al igual que su rival Santander, BBVA obtiene la mayor parte de sus beneficios en el extranjero, una diversificación geográfica que le ayudó a contrarrestar una doble recesión en su país en los últimos años.

Con la venta en Chile, que se cerró en julio, BBVA obtuvo una plusvalía neta de 633 millones de euros, lo que impulsó su beneficio atribuible hasta los 1.674 millones de euros en el tercer trimestre, en línea con las previsiones de los analistas.

Excluyendo las operaciones extraordinarias, el beneficio neto cayó un 9% a 1.040 millones de euros, en parte por mayores provisiones.

En México, su principal mercado, el beneficio neto del grupo aumentó un 18,5% a 642 millones de euros, impulsado por el crecimiento de la actividad crediticia.

"En general, consideramos que son cifras sólidas en condiciones difíciles, lo que sustenta nuestra tesis sobre la normalización gradual de las ganancias de España y los retornos estructuralmente altos en (algunos) mercados emergentes", dijo UBS en una nota a los analistas.

Al igual que otros bancos europeos, las entidades españolas están luchando para defender sus márgenes financieros en un entorno de tasas de interés ultra bajas.

En Argentina, donde el banco obtiene menos del 5% de sus ingresos operativos, BBVA registró una pérdida de 190 millones de euros en el tercer trimestre después de reformular sus cuentas por la hiperinflación, aunque también registró un impacto positivo en el patrimonio neto de 104 millones de euros.

En Turquía, su cuarto mayor mercado después de México, España y Estados Unidos, el beneficio neto cayó un 40,7% por el desplome de la lira en agosto.