La canadiense Bombardier reportó un salto de un 53% presentó de su ganancia del segundo trimestre, pero advirtió de que los retrasos en los pedidos en el mercado de aviones regionales seguiría afectando a su unidad aeroespacial.

"Dada la incertidumbre económica en Estados Unidos y Europa, Bombardier Aerospace espera un nivel sostenido más bajo de avances de clientes que el anticipado inicialmente para el actual año fiscal", dijo la compañía en un comunicado.

Bombardier, el tercer mayor fabricante mundial de aviones comerciales, dijo que los flujos de efectivo serán inferiores a la inversión en gasto de capital.

Para el trimestre de mayo-julio reportó una ganancia neta de US$211 millones, 12 centavos de dólar por acción.

El resultado se compara con una ganancia neta de US$138 millones, o de 7 centavos por acción, del mismo período del año anterior.

Las ventas de la compañía, que además es la mayor fabricante mundial de trenes, ascendieron a US$4.740 millones.

Los analistas, en promedio, esperaban que el fabricante de aviones y trenes, que tiene su sede en Montreal, reportara ganancias de 10 centavos por acción e ingresos de US$4.490 millones, según Thomson Reuters I/B/E/S.

La cartera de pedidos de Bombardier fue de US$56.900 millones al 31 de julio, desde los US$55.100 millones al 30 de abril.

Las ventas de la división aeroespacial, que fabrica aviones de negocios, comerciales y anfibios, subieron un 11% a US$2.100 millones.

La división de transporte de Bombardier, que construye trenes y subsistemas y ofrece servicios ferroviarios en todo el mundo, reportó ingresos por US$2.700 millones, desde US$2.100 millones.

Las acciones de la compañía cerraron a US$5,12 canadienses el martes en la Bolsa de Toronto.

El papel ha perdido cerca de un 26% en los últimos tres meses, afectado por los temores acerca de un declive en las ventas si la economía mundial se sigue debilitando, y por escasos pedidos por sus nuevos aviones C-Series, que serán lanzados el 2013.