Delta Air Lines reportó este martes una ganancia menor en el cuarto trimestre debido a un aumento en los costos del combustible y compensaciones, mientras que la tormenta Sandy perjudicó sus operaciones aéreas y de refinería.

Los ítems especiales también afectaron a la empresa, incluyendo un cargo de US$122 millones vinculado con la reestructuración de la flota de su compañía aérea, y una pérdida de US$106 millones en extinción de deuda.

Delta citó un impacto de casi US$100 millones por Sandy, que golpeó la región noreste de Estados Unidos a fines de octubre y que obligó a cancelar miles de vuelos al cerrar los aeropuertos del área de Nueva York.

La aerolínea dijo también que la tormenta desaceleró la producción en su refinería petrolera de Pennsylvania, que tuvo una pérdida neta de US$63 millones en el trimestre.

Los gastos operativos crecieron un 8%, con alzas de un 18% en los costos por combustible e impuestos relacionados. Gastos vinculados a salarios subieron un 7%.

La utilidad neta del cuarto trimestre cayó a US$7 millones, o 1 centavo por acción, desde US$425 millones o 50 centavos por papel un año atrás.

Excluyendo los cargos por única vez, la ganancia fue de 28 centavos por acción, en línea con la estimación promedio de los analistas, según Thomson Reuters I/B/E/S.

El ingreso operativo creció un 2%, a US$8.600 millones.