La ganancia de Kimberly-Clark Corp. (KMB) disminuyó un 19% en el tercer trimestre del 2010, después que el resultado de la empresa de productos para el consumidor fuera perjudicado por un aumento en los costos de las materias primas.

Sin embargo, las ventas y los volúmenes aumentaron, gracias al negocio de productos de cuidado personal.

El resultado trimestral fue inferior a las expectativas de los analistas y la empresa redujo su meta para la ganancia del 2010 a entre US$4,60 y US$4,70 por acción. En forma previa, anticipaba un beneficio de entre US$4,80 y US$5. La empresa espera un crecimiento de los ingresos del 3%, en el extremo inferior de su rango previo de proyecciones.

Las acciones caían el martes a media mañana un 5% a US$63,14 en la bolsa de Nueva York.

El titular del directorio y presidente ejecutivo, Thomas Falk, dijo en un comunicado que la empresa está "reduciendo sus costos agresivamente" y que se espera que los ahorros en los costos superen fácilmente los US$300 millones este año. Agregó que la compañía está implementando un control estricto de los gastos discrecionales.

El fabricante de toallas faciales y de papel registró una ganancia de US$469 millones, o US$1,14 por acción, un descenso frente a los US$582 millones, o US$1,40 por acción, en el mismo período del año anterior.

Los ingresos aumentaron un 1,3% a US$4.980 millones. Las ventas orgánicas -que generalmente excluyen las fluctuaciones en el tipo de cambio, adquisiciones y desprendimientos- crecieron un 1%. Los volúmenes aumentaron un 2%, o un 1% sobre una base orgánica.

Según una encuesta de Thomson Reuters, los analistas esperaban, en promedio, que la firma anunciara una ganancia trimestral de US$1,28 por acción e ingresos de US$4.990 millones. En general, las estimaciones de los analistas excluyen las partidas extraordinarias.

El margen bruto descendió del 35,2% al 32,4%, debido a un aumento en los costos de los bienes básicos.

Los ingresos en el segmento de productos de cuidado personal de Kimberly-Clark, su mayor negocio por ingresos, aumentaron un 2,4% mientras que los volúmenes subieron un 5%.