Lima. Southern Copper Corp, una de las mayores cupríferas del mundo, reportó un alza de 110% de sus ganancias en el segundo trimestre, debido a los mayores precios del metal rojo y volúmenes de venta.

La firma dijo este viernes por la noche que en el segundo trimestre ganó US$658 millones, frente a los US$313 millones del mismo período del año previo.

Southern Copper agregó que las ventas sumaron US$1.801 millones en el período, frente a los US$1.173 millones del año previo.

La firma, controlada por Grupo México, opera en Perú las minas de Toquepala y Cuajone y la refinería de Ilo, mientras que en México controla los yacimientos La Caridad y Buena Vista.

Asimismo, la producción de cobre minado por la empresa aumentó 28,8% en el segundo trimestre a 146.241 toneladas, principalmente por un mayor aporte del yacimiento Buenavista, que produjo 45.588 toneladas en ese lapso.

"Actualmente, tenemos en las operaciones de Buenavista una fuerza laboral de 4.800 trabajadores que está operando la mina y plantas así como el programa de crecimiento de US$3.700 millones que la compañía tiene para esta unidad", dijo Southern en un comunicado.

"Se espera que este programa aumente la capacidad de producción de Buenavista de 180.000 toneladas de cobre por año a más de 450.000 toneladas", agregó la compañía.

Activos en Perú. En el Perú Southern tiene en cartera su importante proyecto de cobre Tía María, de US$1.000 millones, cuyo estudio ambiental para su desarrollo fue rechazado por el gobierno del ex presidente Alan García.

El estudio ambiental de Tía María, que elevaría la producción cuprífera de la minera en 120.000 toneladas por año, fue rechazado por las autoridades, luego de que violentas protestas de pobladores en contra del proyecto dejaron tres muertos y medio centenar de heridos en el sur peruano.

Southern confía ahora que su proyecto podría salir adelante con el nuevo gobierno del presidente Ollanta Humala, un militar retirado que ha moderado su discurso radical de izquierda.

La firma dijo que terminó los estudios y evaluaciones en su proyecto Tía María y está lista para iniciar la construcción de la mina de cobre "con la confianza de que el nuevo gobierno garantizará la estabilidad social, el estado de derecho y un régimen tributario estable y competitivo".

Southern reiteró que en la operación de su mina usará agua de mar y no los recursos hídricos de la sureña región peruana de Islay, como temen sus pobladores que viven principalmente de la agricultura.

La empresa dijo además que confía en que Perú mantendrá su competividad internacional en la industria minera, pese a que planea un posible aumento de impuestos en ese sector.