París. Credit Agricole dijo que sus ganancias netas trimestrales cayeron un 67%, con el prestamista francés asumiendo un cargo de 427 millones de euros (US$534 millones) por el deterioro de su participación en el banco italiano Intesa Sanpaolo y su unidad griega Emporiki.

El banco dijo este martes que las negociaciones continuaban con la Comisión Europea y las autoridades griegas sobre una posible venta de Emporiki, que se ha convertido en un lastre importante en la valoración del banco, pero que no ha entrado en negociaciones más avanzadas con alguno de los interesados.

Además del deterioro del valor en su participación de un 5% en Intesa, el banco fue golpeado por un cargo de 370 millones de euros por Grecia, así como 16 millones de euros por el costo de su plan de reestructuración para reducir su hoja de balance y recortar sus necesidades de financiación en dólares.

La ganancia del banco en el segundo trimestre se redujo a 111 millones de euros desde 339 millones de euros en el mismo período un año atrás, aunque aún superó las expectativas de algunos analistas de una pérdida de dos dígitos en el período.

Credit Agricole, que es controlado en un 56% por una alianza de los bancos regionales, ha estado vendiendo activos a medida que se aleja de una malograda campaña de expansión y vuelve a sus orígenes franceses de banca minorista.

Credit Agricole dijo que ha hecho un avance adicional al elevar su ratio de capital estructural Tier 1, pero no reveló donde se encuentra actualmente de acuerdo con las normas de Basilea III que entran en vigor en los próximos años.

La métrica, que demuestra la capacidad de un banco para soportar pérdidas, es seguida de cerca por los inversores.

Los ingresos cedieron un 14% en el trimestre a 4,75 millones de euros debido a que el brazo de banca de inversión de la entidad se vio afectado por un deterioro en la actividad de los mercados de capitales.