Lima, Andina. El presidente Alan García Pérez dijo hoy que el destino del Perú es entrar a la gran carrera de la producción de la energía eléctrica, como instrumento de desarrollo, y convertirse en una potencia energética con capacidad de exportarla ventajosamente.

Subrayó que el Perú tiene los recursos y la capacidad de proveer energía a todo el continente, y destacó que el gran mercado de la energía del futuro será decisivo.

“Mi preocupación es lograr que el Perú entre en una gran carrera de producción de energía eléctrica para tener un instrumento de desarrollo interno y de exportación, porque cada día que pase la energía que se exporte tendrá un mayor precio”.

Tras destacar que solo en el río Marañón se pueden desarrollar enormes proyectos hidroenergéticos, que generen electricidad limpia y sin contaminación, mencionó que varios países vecinos tienen problemas para cubrir sus demandas de energía.

“Nuestro vecinos del sur y del norte, y nuestro gran vecino del este, Brasil, tienen problemas eléctrico y sus grandes extensiones hace que sea más fácil venderle desde aquí a muchas zonas del país”, indicó.

Por ello, dijo que las grandes empresas del sector deberían invertir desde ahora en grandes proyectos hidroenergéticos, “para tener el pie puesto en el gran mercado de la energía del futuro, que será el decisivo”.

En ese sentido, sugirió aprovechar las condiciones naturales del Perú para generar ese tipo de energía, sin obstaculizar sus enormes posibilidades.

García Pérez formuló estas expresiones tras poner la primera piedra de la Central Hidroeléctrica Cheves, ubicada en las provincias limeñas de Huaura y Oyón, y dijo que dicha inversión representa un hito en la confianza en la economía peruana, pues se realiza a menos de 20 de las elecciones.