Gasco informó que proyecta construir el primer terminal de gas licuado en el norte de Chile, lo que permitirá masificar el uso de este combustible, con enormes beneficios económicos, sociales y ambientales para la región. 

El gerente general del Terminal Gas Caldera, Mario Basualto, explicó que  “la construcción de este terminal va a generar un cambio sustancial en la matriz energética de la zona, donde hoy el consumo de diésel supera en 20 veces al consumo de gas licuado”.

Cabe destacar que según datos de la Superintendencia del Medio Ambiente, el gas licuado genera un 40% menos de gases de efecto invernadero y un 60% menos de material particulado, comparado con combustibles derivados del petróleo. En términos de competitividad, el gas licuado que se importaría a través de este terminal se proyecta un 20% más barato que el diésel que actualmente abastece la zona norte.

Proyecto y beneficios. Terminal Gas Caldera implica una inversión de US$75 millones y el proyecto ingresaría al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) durante el 2017, previa presentación a las autoridades y vecinos de Caldera, y se enmarcará dentro de las directrices de desarrollo limpio que tiene la comuna.  

Mario Basualto explicó que “el uso masivo del gas licuado en flotas comerciales, taxis, colectivos y embarcaciones pesqueras menores permitirá bajar los costos y aumentar la productividad en la zona. Lo mismo sucederá en hogares, locales comerciales e industrias”. 

El ejecutivo anticipó que “vamos a apoyar la reconversión a gas licuado, para que los beneficios lleguen desde el primer momento a los vecinos, con quienes queremos tener una relación de gran cercanía”.