Guadalajara, Jal. La Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), que agremia a 10.960 estaciones de servicio de todo el país, promueve la integración de grandes grupos por estados o por regiones para que a partir del 2017, conforme a la reforma energética, puedan importar gasolina y comercializarla bajo una misma marca.

El objetivo es evitar que los empresarios mexicanos del sector vendan sus estaciones de servicio a las grandes compañías extranjeras con las cuales, dicen, sería imposible competir de forma individual, declaró a El Economista Pablo González Córdova, presidente de la Amegas.

“Se está proponiendo que tengamos sociedades anónimas para comercializar la compra de combustibles. Estamos analizando propuestas para integrar estos grupos y como mexicanos tengamos la oportunidad de competir y que no sea una gasolinera de El Salto, de Chapala o de Jocotepec la que va a competir, sino decir: Somos 300 o 500 gasolineras unidas en un grupo”.

González Córdova detalló que los grupos gasolineros regionales competirían bajo una misma marca, “como Grupo Energético Amegas o Grupo Energético de El Bajío o del Sur, o según la región”.

Apertura en energía. Cabe destacar que la nueva Ley de Hidrocarburos, en sus artículos transitorios, establece que: “A partir del 1 de enero del 2017, o antes si las condiciones de mercado lo permiten, los permisos para la importación de gasolinas y diésel podrán otorgarse a cualquier interesado que cumpla con las disposiciones jurídicas aplicables. Los permisos para el Expendio al Público de gasolinas y diésel serán otorgados por la Comisión Reguladora de Energía a partir del 1 de enero del 2016”.

Lo anterior significa que en un plazo de un año y tres meses las estaciones de servicio en el país podrían comenzar a cambiar los actuales “faldones” o letreros de Pemex por los de compañías extranjeras como Shell, Texaco o Chevron.
Importación directa, base de la competencia

“El primero de enero del 2017 es cuando vamos a poder importar” directamente, explicó Pablo González Córdova, quien además de Amegas también preside la Unión de Gasolineros de Jalisco, Colima y Nayarit.

“Lo que estamos viendo son las expectativas y las ofertas que hemos recibido de petroleras de Estados Unidos, de California y de Texas y de otros lugares que nos están ofreciendo la gasolina para que la importemos”.

Refirió que competir en solitario ofrece un panorama poco alentador para los empresarios del sector.

Según la nueva Ley de Hidrocarburos, a partir del 1 de enero del 2015 el gobierno federal fijará un tope máximo al precio de los combustibles y los empresarios gasolineros podrán bajarlo para competir entre sí, pero “a costa de nuestras utilidades”, destacó González Córdova.