Washington. El gasto de Estados Unidos en construcción cayó en febrero por cuarto mes consecutivo, a su nivel más bajo en casi siete años y medio, presionado por la debilidad en varios sectores del área, desde edificación de casas hasta proyectos de infraestructura pública, mostró un informe del gobierno.

El Departamento de Comercio dijo este jueves que el gasto general en construcción bajó 1,3% a una tasa anual desestacionalizada de US$846.230 millones, tras una caída de 1,4% en enero, reportada inicialmente como un declive de 0,6%.

La caída de febrero superó la baja del 1% estimada por los economistas consultados por Reuters.

El gasto privado en construcciones residenciales cayó 2,1% en febrero, revirtiendo por lejos el avance de 1% de enero, mientras que el gasto en construcciones no residenciales bajó 0,4% tras ver un declive de 3,8% En enero.

"La construcción fue débil. La construcción de viviendas sigue ajustándose a la baja. La construcción empresarial sigue siendo muy pobre y se mantendrá así por un tiempo", dijo Pierre Ellis, economista jefe de Decision Economics en Nueva York.

El sector de bienes raíces comerciales enfrenta altas tasas de desocupación de inmuebles y es considerado uno de los segmentos más vulnerables de la economía, ya que los bancos enfrentarán posibles incumplimientos de pagos por sus préstamos al sector.

El gasto de construcción local y estatal volvió a debilitarse en febrero, cayendo 1,8%, tras un declive de 1,7% en enero.

El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, dijo este miércoles durante una visita a una planta acerera en Pittsburgh, que el gobierno federal quería incrementar el gasto en proyectos de infraestructura, lo que podría dar un impulso al gasto en construcción más adelante en el año.

El gasto total en construcción en febrero fue casi 13% menor a la tasa anotada en febrero de 2009.