Los gastos del sector de la construcción en Estados Unidos aumentaron inesperadamente en agosto, a medida que los desembolsos del gobierno federal contribuían a impulsar una economía que aún se encuentra bajo presión debido a los altos niveles de desempleo.

El gasto en proyectos de construcción ascendió en agosto el 0,4%, frente al mes anterior, a un monto anual ajustado por factores estacionales de US$811.830 millones, informó el viernes el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Los gastos de los dos meses previos fueron revisados a una caída del 1,4% en julio y un ascenso del 0,1% en junio. Originalmente se había estimado una caída del 1,0% en julio y un descenso del 0,8% en junio.

Los economistas encuestados por Dow Jones Newswires esperaban, en promedio, que los gastos de la construcción se redujeran el 0,5% en agosto.

El inesperado ascenso de agosto estuvo impulsado por el sector público, en el cual los gastos aumentaron el 2,5% a US$313.630 millones, luego de descender el 1,1% en julio.

Sin embargo, en agosto los gastos en el sector privado cayeron en un 0,9% a US$498.200 millones, el nivel más bajo desde de enero de 1998.

Los gastos de construcción en proyectos residenciales no registraron cambios en US$249.130 millones. El sector de la vivienda ha sido afectado por el fin del crédito tributario del gobierno para los compradores de primera vivienda.

El año pasado, el Gobierno del presidente Barack Obama lanzó un programa de inversiones para estimular la alicaída economía de una profunda recesión. Sin embargo, la recuperación ha sido lenta, con casi uno de cada 10 unidenses sin empleo.

Los gastos en proyectos no residenciales aumentaron el 0,6% en agosto debido los aumentos en la construcción de carreteras, los cuales compensaron por la caída en los gastos para edificación de hoteles, iglesias y oficinas. Sin embargo, para el año los gastos en proyectos no residenciales ha descendido el 13,6%.