La Paz. Sumándose al inicio de período de controversias que ya había comenzado la británica Ruralec, la compañía francesa GDF Suez notificó al Gobierno boliviano sobre el inicio de controversias por la nacionalización de la generadora de electricidad Corani, al igual que lo hizo Rurelec por Guaracachi. 

Ambas empresas, sin embargo, manifestaron su intención de llegar a acuerdo antes que terminar en un arbitraje internacional, aunque no descartaron esta opción como un medio de solución.

La notificación de las empresas europeas es una formalización de su constancia respecto a que en caso de no tener una conciliación dentro de seis meses podrán proceder a plantear un arbitraje internacional a fin de obtener una solución apropiada a su demanda, tal como lo establece el Acuerdo de Protección de Inversiones que Bolivia tiene suscrito con los países de origen de ambas empresas: Francia y Gran Bretaña, según La Prensa

El 1 de mayo, el presidente Evo Morales, mediante decreto, nacionalizó, además de elas dos firmas, Valle Hermoso, que también es generadora, y la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica Cochabamba (ELFEC), dedicada al rubro de la distribución de energía.

La ministra de Planificación, Viviana Caro, indicó en declaraciones pasadas que el Gobierno presupuestó US$50 millones para el pago de las acciones de las tres generadoras que pasaron a manos del Estado. Cifra bastante lejana a la solicitada por las empresas afectadas, que sólo en el caso de Ruralec, demanda una compensación de US$70 millones. 

El Gobierno nacionalizó las cuatro empresas del sector eléctrico por la baja inversión que presentaban.