La estadounidense GE Oil & Gas anunció la firma de un contrato de US$500 millones con la estatal brasileña Petrobras para la venta de maquinaria que será utilizada en la extracción de crudo en aguas profundas.

El contrato contempla el suministro de 16 turbogeneradores con capacidad total para producir 100 megavatios de energía, que se usarán en cuatro plataformas flotantes de Petrobras, P-74, P-75, P-76 y P-77, que operarán en un yacimiento de la cuenca marítima de Santos, en los prometedores yacimientos del presal.

En el acuerdo además se incluyen ocho turbocompresores de gas y 32 compresores eléctricos, que se utilizarán en las operaciones de extracción de gas natural.

GE también suministrará otras tecnologías a la estatal brasileña y se encargará de la instalación y las futuras reparaciones de estas máquinas, según un comunicado.

La zona geológica del presal, en aguas muy profundas, contiene los mayores yacimientos de hidrocarburos encontrados en Brasil en los últimos años.