Caracas. La meta gubernamental de incorporar este año cerca de 5.000 megavatios al sistema de generación eléctrico nacional es "perfectamente posible", según Roberto Chacín, líder de General Electric para Venezuela en materia de energía.

Asegura que sólo esta compañía norteamericana negoció con el Gobierno venezolano la venta de plantas termoeléctricas que sumarán a la capacidad instalada del país unos 2.200 megavatios, lo que representa alrededor de 45% de la meta que espera cumplir el ministerio de Energía Eléctrica al cierre de este año.

Chacín parte de la base que el Gobierno ya tiene planes en ejecución importantes, y que además está previsto el inicio de muchos otros proyectos.

En cuanto a lo que compete a General Electric, aseguró que esta compañía ofertó máquinas con capacidad de 22 megavatios que pueden ser instaladas en 30 días.

"También hemos diseñado, para situaciones de emergencia, plantas traídas en remolques que pueden instalarse rápidamente. Hay otros equipos móviles que incorporarán al sistema hasta 500 megavatios, que igualmente pueden ser agregados en un par de meses", indicó el ejecutivo.

Esta compañía norteamericana, que mantiene negocios en el país desde hace más de 80 años, traerá en los próximos días dos barcazas de 170 megavatios cada una que serán colocadas en la zona central del país.

Las termoeléctricas que abastecerán a las empresas básicas de Guayana, también tecnología de General Electric, sumarán en total 800 megavatios. Asimismo, están las que se instalaron en las áreas de producción de Pdvsa en Monagas, que totalizan unos 300 megavatios, y las que se colocarán en occidente de unos 200 megavatios más.

Por su parte, Enelven está adquiriendo plantas de 170 megavatios. Y la Electricidad de Caracas estudia nuevas plantas para Tacoa, Recife y Termocentro.

Explica Chacín que las plantas que se instalarán en el país operarán bajo un sistema dual de combustible de gas y diesel.

En este sentido, señala que la mayoría de las máquinas serán de ciclo combinado. Pese a no operar con esta ventaja desde el principio se estima que la conceptualización es para que en un futuro puedan cerrarse los ciclos, y tener plantas mucho más eficientes.

Insiste en la factibilidad de lograr la meta que se fijó el Ejecutivo nacional. Para él todo depende de lo que se intenta ejecutar, de lo que se va a contratar y el tipo de tecnología que se puede emplear para lograrlo.

En torno a la oferta de generación distribuida, el ejecutivo de la compañía norteamericana indicó que no están participando en la instalación de este tipo de maquinaria para generar electricidad.

La experiencia en Venezuela ha sido vasta. El ejecutivo de GE asegura que 40% de la capacidad instalada del país proviene de tecnología de esa transnacional estadounidense. Señala que unos 8.000 megavatios de los que operan en el país actualmente son de General Electric.

Enelven, Cadafe, Elecar, Enelbar, Eleval, Pdvsa, Pequiven, y las cementeras, entre otras empresas estatales, poseen plantas de esta factoría que tienen entre 15 y 30 años de instaladas.

Sostiene que una de las ventajas competitivas que tiene con respecto a otras empresas del ramo es que la larga estadía en el país le ha permitido hacerse de personal capacitado y mantener un amplio y surtido inventario de repuestos.

El gerente destaca que este es un factor determinante, pues para el Estado venezolano es clave que haya capacidad de servicio local. "Por eso nosotros estamos comprometidos con el Estado para mantener la operatividad de todos estos equipos que estamos comprometiendo", indicó Chacín.

Visión futura. Para General Electric, Venezuela es un mercado importante. Pese a no ser de las más grandes economías de la región, para esta compañía es uno de los puntales, junto con Brasil y México.

"Pese a que el tamaño de nuestra economía es más pequeño que en Brasil y México este mercado para GE siempre ha estado al mismo nivel", puntualizó el gerente.

Otro punto de interés para esta compañía son los proyectos eólicos que han anunciado Petróleos de Venezuela.

GE está dispuesta a licitar en las iniciativas de Paraguaná, Nueva Esparta y la Guajira, pues asegura tener experiencia en ese campo en varios países de la región.