Nueva York. General Mills Inc dijo este miércoles que espera que la inflación en los insumos se acelere y, a su vez, el fabricante del cereal Cheerios y de las sopas Progresso señaló que aumentará sus propios precios para mantenerse a la par.

General Mills, que reportó una utilidad trimestral más alta debido en parte a un aumento de las ventas en el extranjero que compensaron la merma en la compra de cereales en Estados Unidos, se está viendo presionada por el alza en los costos de ingredientes como cereales, carne y lácteos.

General Mills espera que, en el año fiscal que comienza a fines de mayo, la inflación en estos ítemes se ubique incluso por encima del 4%-5% que pronosticó para el año fiscal actual.

La compañía dijo que tenía pocas opciones más que pasar esos costos a las tiendas que venden sus productos y, por extensión, a sus consumidores.

"Necesitamos algunos incrementos en las listas de precios y yo creo que nuestros socios minoristas lo entienden", dijo el presidente ejecutivo Ken Powell en una conferencia telefónica, citando la "magnitud" de la inflación en materias primas y energía.

Sin embargo, analistas dijeron que la compañía ha sido una de las de mejor desempeño en la industria, y que para lidiar con costos cada vez más altos para las materias primas redujo firmemente los gastos e introdujo nuevos productos que se venden a precios más elevados.

"Tienen muchas armas en su arsenal para intentar compensar (el alza de las materias primas) más allá de subir los precios, pero no son inmunes", dijo Erin Lash, analista de Morningstar.

A las 1736 hora GMT, las acciones de la compañía caían un 1,38%.

La mayoría de las compañías están elevando los precios para contrarrestar parte de la inflación, pero eso podría afectar sus ingresos si los consumidores se cambian a marcas más baratas.

La ganancia neta fue de US$392,1 millones, o de 59 centavos por acción, en el tercer trimestre fiscal que terminó el 27 de febrero, frente a los US$332,5 millones, o 48 centavos por papel, el año anterior.

Sin contar el efecto de valoración a mercado en sus posiciones de cobertura de insumos, General Mills ganó US$0,56 en línea con las previsiones de Wall Street de acuerdo a Thomson Reuters.

Las ventas generales aumentaron un 1,6%, a US$3.650 millones, poco menos que los US$3.690 millones que esperaban analistas de Wall Street.

Sus ventas en tiendas estadounidenses, que representan casi el 70% de sus ingresos, cayeron un 1% debido a que las compras de cereales disminuyeron un 6%.

General Mills dijo este mes que estaba en negociaciones exclusivas para pagar US$1.100 millones y quedarse con una participación controlante en Yoplait, el segundo fabricante de yogurt más grande del mundo después de Danone.

Powell dijo que espera que el acuerdo se cierre pronto y posiblemente de una actualización en el primer trimestre del año fiscal 2012.