Rio de Janeiro. La firma automotriz General Motors anunció vacaciones forzadas para unos 10.000 trabajadores de su planta en Gravataí en el sur de Brasil, para adecuar el nivel de producción a la caída interna en las ventas, informó hoy el SMG.

El presidente del Sindicato de Metalúrgicos de Gravataí (SMG) en la zona metropolitana de la ciudad de Porto Alegre en el estado de Río Grande del Sur, Valcir Ascari, indicó en un comunicado que la medida se aplicará del 15 al 28 de junio.

Los trabajadores de General Motors con vacaciones forzadas se sumarán a los 45.000 empleados a los que se ha aplicado la medida dentro del sector en Brasil.

Ascari indicó que harán lo posible por "preservar los empleos", ya que están "preocupados con la situación, porque el desempleo empieza a afectar a las pequeñas empresas".

"Los economistas dicen que la crisis durará hasta finales de año y algunos más pesimistas (dicen que) hasta 2017", comentó.

De acuerdo con analistas, el sector automotriz brasileño se encuentra en retroceso desde que el gobierno suspendió los descuentos fiscales como estímulo.

La producción automotriz en el país sudamericano descendió 25,3% en mayo pasado en comparación con el mismo mes del año pasado, situándose en el mismo nivel de 2005.

Durante los primeros cinco meses de 2015, Brasil fabricó 1 millón de vehículos, lo que significó una baja de 19,1% respecto a los producidos en el mismo período de 2014.

Los principales fabricantes de vehículos decidieron recortar puestos laborales y apartar temporalmente de sus actividades a empleados como medida emergente para disminuir la caída en las ventas.

La multinacional de origen estadounidense argumentó un alto inventario de vehículos que no han podido ser colocados en el mercado.

De acuerdo con analistas, el sector automotriz brasileño se encuentra en retroceso desde que el gobierno suspendió los descuentos fiscales como estímulo.

Se debe también a la desaceleración que vive la economía nacional, que el año pasado solamente creció 0,1%.

Según proyecciones oficiales y del mercado, el Producto Interno Bruto (PIB) brasileño puede llegar a 1,2% en 2015.