Buenos Aires. El presidente de General Motors Mercosur, Carlos Zarlenga, afirmó que espera que hacia mitad de año mejore el mercado brasileño e impacte en Argentina, con un crecimiento en 2017 cercano al 10% interanual en las ventas de vehículos.

     En una entrevista publicada este miércoles por el diario Cronista Comercial, el directivo, quien está a cargo de la unidad de negocios de la firma en ambos países, remarcó que "enero ya sorprendió a todos. Hay cerca de 30% de crecimiento con respecto al año pasado. Este año habrá entre 770.000 y 800.000 vehículos, otro 10% de crecimiento. Las ventas financiadas crecieron, la inflación está bajando, las variables parecen normalizarse. Es un marco propicio para vender autos".

     Consultado sobre si la producción mexicana puede perjudicar a Argentina en caso de que Estados Unidos deja de comprarla, Zarlenga respondió: "México ha sido fuente de muchos países de la región, pero no son los mismos productos que venden a Estados Unidos".

     "Lo que habrá que ver es si las inversiones futuras en México estarán pensadas en fabricar para el norte o para nuestra región. Se trata de un país que siempre fue muy competitivo, con lo cual hay que tener un nivel de competencia alineada con ellos. Para eso hace falta competitividad en todo sentido: infraestructura, logística, energética, caminos, puertos, reforma laboral, todo un paquete. En Brasil la reforma laboral se está discutiendo ya".

     En Argentina, en tanto, "hay también una visión de la importancia de una reforma para generar eficiencia. Es positivo".

     Al referirse a las suspensiones de trabajadores anunciadas por otras automotrices, el titular de GM para Argentina y Brasil dijo que "por ahora se fabrican y se venden más autos en la Argentina pero seguimos atentos a la industria en Brasil, donde está difícil. Eso es lo que estamos contemplando antes de tomar decisiones en cuanto al personal de plantas".