Sao Caetano Do Sul. General Motors espera que el mercado brasileño de automóviles y vehículos comerciales livianos crezca un 3% en la segunda mitad del año tras un débil primer semestre, lo que le permitirá cerrar el 2012 con una leve expansión pese a la previsión negativa de las concesionarias.

La asociación de distribuidores de vehículos Fenabrave redujo este miércoles su proyección anual de ventas desde un avance de un 3,5% a una baja de un 0,4%. De confirmarse, sería el primer declive anual desde el 2004.

"No concuerdo con esa previsión. La industria prácticamente se redujo a partir del primer semestre, el máximo de insolvencia ya pasó y debemos tener menos noticias negativas desde Europa, que venían afectando la confianza", dijo en entrevista el vicepresidente de Relaciones Públicas y gubernamentales de GM en Brasil, Marcos Munhoz.

"El segundo semestre tiene todo para crecer un 3% sobre el semestre previo, lo que le dará al año un crecimiento de entre un 1% a un 1,5%", agregó.

Tras un primer trimestre en el que el sector acumuló un declive en las ventas que obligó a la industria a reducirse, Munhoz ve indicios de recuperación de la actividad, que se apoyaría también en la reducción de las importaciones.

"Si se va a tener un mercado que crecerá un 1,5% con una desaceleración fuerte de las importaciones, tiene que venir una producción", dijo el ejecutivo.

"Además, Argentina debe tener ventas de 850.000 autos, que es una cifra extraordinariamente alta. Es un gran abastecedor para Argentina y Brasil", dijo.

Recordó además que Brasil contará a final de año con el inicio de la producción de dos fábricas, de Hyundai y de Toyota, en Sao Paulo.

Mercado decide. Munhoz afirmó que "depende del mercado" la mantención de los puestos de trabajo en la planta de montaje en Sao José dos Campos (en Sao Paulo), que de los 9 modelos nuevos que la planta lanzará al país entre el 2011 y el 2012 recibió hasta ahora apenas la nueva pickup S10.

Entre los modelos que produce actualmente la unidad está el Meriva y el Zafira, que serán sustituidos por el recién lanzado Spin, vehículo armado en Sao Caetano do Sul, también en Sao Paulo.

Esta semana, el Sindicato de trabajadores metalúrgicos de Sao Jose dos Campos afirmó que la planta podría fijar la fecha para la cerrar la línea de producción MVA en la fábrica -que también ensambla los compactos Corsa y Classic- con el despido de hasta 1.500 funcionarios. La fábrica emplea a cerca de 7.500 trabajadores.

"La fábrica tenía dos turnos y ahora sólo tiene un turno (desde mediados de junio). No tiene sentido tener más programas de renuncias voluntarias allí, no da para hacer PDV cada 15 días. Ahora, si el mercado dice que no quiere más (modelos) Zafira y Meriva, tenemos un problema", dijo Munhoz al ser consultado sobre si GM planea cortes significativos.

Actualmente GM vende 20 líneas de productos en Brasil, ocupando el tercer lugar en el ranking en las concesiones de licencias, después de Volkswagen y de Fiat.

La evaluación de Munhoz, con los nuevos lanzamientos GM podrá elevar su participación en el mercado, cuyo acumulado en el primer semestre fue de un 17,8% ante el 21,5% del 2008.