Zurich. Royal Dutch Shell vigila de cerca los eventos en la refinadora de petróleo europea Petroplus, que cerrá tres de sus refinerías tras quedar sin dinero para suministros de crudo luego de que los bancos congelaran sus líneas de crédito esta semana.

"Estamos observando permanentemente los eventos en Petroplus. Debido a nuestro tamaño en Suiza, dependemos de nuestros clientes para asegurar suministros", dijo el director Ejecutivo de Shell, Peter Voser, según fue citado el domingo en una entrevista con el periódico suizo Sonntag.

Víctima de un exceso de abastecimiento en las refinerías europeas y de una estrategia de inversión del ex jefe Thomas O'Malley que estuvo a poco de causar una recesión en la industria, Petroplus y funcionarios del Gobierno europeo dialogan con los 13 bancos que congelaron un fondo de US$1.000 millones necesarios para comprar crudo.

El endeudado grupo dijo el viernes que empezará cierres temporales de tres de sus cinco refinerías en enero: Petit Couronne en Francia, Antwerp en Bélgica y Cressier en Suiza.

Petroplus agregó que Francia continuará las conversaciones con los banqueros en los próximos días.