Ciudad de México. La constructora Gexiq, empresa chihuahuense, ganó el contrato para la primera obra del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), por unos US$3 millones, IVA incluido.

Gexiq, que ganó la licitación convocada por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, removerá 441 tubos de acero enterrados desde hace 50 años en igual número de pozos excavados en el polígono asignado para la terminal.

Los tubos están enterrados hasta 60 metros de profundidad y podrían interferir con el sistema de drenaje planeado para el NAICM, que contempla dos túneles de 2 a 3 metros de diámetro y 5 kilómetros de longitud.

De acuerdo a Reforma, “el fallo del concurso fue anunciado este jueves, y los trabajos previstos para seis meses deberán comenzar el 5 de enero, ya que el GAICM los calificó de urgentes en la convocatoria a la licitación”.

Una vez retirados los tubos, la empresa tendrá que estabilizar la zona con una mezcla cementante.