Río de Janeiro. La gigante brasileña Petrobras aceleró un proceso de venta de bloques de exploración de petróleo que tiene en Estados Unidos, lo que ha despertado el interés de grandes petroleras del mundo, aseguraron tres fuentes con conocimiento del asunto.

Las fuentes dijeron que los bancos para intermerdiar en las negociaciones ya fueron contratados y que las principales candidatas para comprar la participación de Petrobras en algunos bloques de la parte estadounidense del Golfo de México serían Shell, Chevron, BP y Exxon.

Sinopec, que no es socia de Petrobras en la región, ya demostró oficialmente su apetito por los activos a través de una comunicación a Petrobras, dijo una fuente cercana a la firma china.

Según la fuente, equipos chinos fueron recientemente enviados al Golfo de México para evaluar los bloques.

El objetivo de la estatal brasileña, que debe deshacerse de los activos en los próximos meses, es hacer caja que ayude a la compañía a cumplir un plan de inversiones en Brasil por US$236.500 millones en cinco años.

Petrobras prevé una desinversión de US$14.800 millones, la mayor parte en el exterior, valor que incluye los bloques que serán vendidos en Estados Unidos.

Petrobras no se pronunció inmediatamente sobre el asunto.

Shell dijo que no comenta sobre rumores de mercado y ExxonMobil aseguró que no divulga ni discute sus planes de negocio. Chevron tampoco quiso hacer comentarios.

Petrobras tiene participación en 173 bloques de petróleo en Estados Unidos y actúa como operadora en 127 de ellos.

Todos los activos de exploración y producción en el Golfo de México donde la compañía tiene participación minoritaria serían dejados de lado, según las fuentes.

Entre las áreas que despiertan interés están Saint Malo, donde la estatal tiene un 25% del campo operado por Chevron con un 51 por ciento; Stones, operado por Shell, donde Petrobras tiene un 25%; Tiber, en la que la brasileña tiene un 20% y BP lo opera con un 61%.