Detroit. Los resultados que obtenga General Motors "durante los próximos varios años" habrán de determinar la rapidez con que la firma devolverá al Estado el dinero que usó para rescatarla en 2009, dijo este jueves el presidente ejecutivo, Dan Akerson.

"Pagar todo junto al Gobierno sería "poco realista", dijo Akerson a periodistas en una reunión en las oficinas centrales de GM Co en el centro de Detroit.

Akerson, el cuarto presidente ejecutivo de GM en un período de 18 meses, dijo que no está contemplando más cambios gerenciales en la automotriz.

GM presentó planes para una oferta pública de acciones (OPI) al tiempo que se anunciaba que Akerson sustituiría a Ed Whitacre al frente de la compañía.

El ejecutivo se negó a comentar sobre la OPI.

Akerson fue asignado al directorio de GM en julio del 2009, luego de que la empresa emergiera de una quiebra financiada por el gobierno que dejó al Tesoro con una participación de casi un 61% en su capital.

La OPI, que se espera para noviembre, permitiría al Gobierno comenzar a perder parte de su participación y a GM alejarse de la imagen de ser conocida como "Government Motors".