Detroit. General Motors informó este miércoles que registró una ganancia de US$2.000 millones en el tercer trimestre, la tercera ganancia trimestral consecutiva de la empresa.

La cifra se compara con una pérdida de US$1.200 millones registrada en 2009.

La rentabilidad ha permitido a GM devolver US$9.500 millones de los US$49.500 millones en rescate entregado por el gobierno de Estados Unidos y comenzar a hacer los pagos de su desfinanciado plan de pensiones.

Los resultados se presentan en momentos en que GM se prepara para su planeada oferta pública de acciones la semana del 15 de noviembre de este año.

GM registró una ganancia por acción de US$1,20, frente a la pérdida de 73 centavos por acción del período comprendido entre el 10 de julio y el 30 de septiembre de 2009, después de que la automotriz saliera del proceso de reestructuración por quiebra.

En una conferencia telefónica, el presidente ejecutivo, Dan Akerson, señaló que GM ha reducido sus costos, mejorado su hoja balance y está generando efectivo. Sin embargo, al mismo tiempo la firma está perdiendo dinero en Europa y tiene que mejorar la forma en que sus vehículos se comercializan en su mercado principal norteamericano, añadió. "Sabemos que aún tenemos mucho trabajo por hacer", sostuvo.

La automotriz generó US$1.400 millones en efectivo por sus operaciones y señaló que este año está en vías de registrar su primera ganancia anual desde 2004. GM obtuvo una ganancia de US$865 millones en el primer trimestre y de US$1.200 millones en el segundo.

Ganancias por mercado. En Norteamérica, GM obtuvo una ganancia operativa de US$2.100 millones, impulsada por las mayores ventas de camionetas con mejor margen. En Europa, las operaciones de la empresa perdieron US$559 millones, mientras que obtuvo US$646 millones en sus operaciones internacionales, incluidos mercados de rápido crecimiento como China e India.

Los ingresos de GM en el período crecieron un 21% a US$34.000 millones.

La rentabilidad ha permitido a GM devolver US$9.500 millones de los US$49.500 millones en rescate entregado por el gobierno de Estados Unidos y comenzar a hacer los pagos de su desfinanciado plan de pensiones.