Detroit. General Motors Co dijo que retirará unas 5.000 camionetas pesadas de carga fabricadas en febrero y marzo y detendrá la producción y venta debido al riesgo de que se incendie el motor por un supuesto alternador defectuoso.

GM dijo en un aviso el viernes que aún se encontraba determinando cómo arreglar el problema, que afecta a las camionetas pesadas Chevrolet Express 2010 y las de carga y pasajeros GMC Savana.

Sus propietarios deben dejar de conducirlas, estacionarlas lejos de edificios y desconectar ambos cables de las baterías, dijo GM.

Las camionetas no pueden ser rentadas o vendidas hasta que se halle una solución al problema, dijo GM.

La compañía explicó que relativamente pocas de las camionetas habían sido vendidas al por menor y que unas 1.300 fueron entregadas a clientes de flotas cuando se emitió la orden de suspender la venta y fabricación.