Buenos Aires. El gobierno argentino autorizó el martes una subida de los precios de los combustibles, una decisión que había sido frenada por una disposición oficial meses atrás.

En agosto pasado, el gobierno había ordenado a las gasolineras dar marcha atrás con las alzas de precios que habían venido aplicando desde semanas antes y dispuso la aplicación de una vieja norma para regular el precio y el flujo de los combustibles.

La nueva subida, que anula la orden anterior, comenzaría a regir a partir de este miércoles.

Según la nueva resolución, "en la actualidad se advierte que no se encuentran configuradas las mismas condiciones de comercialización vigentes a la fecha del dictado de la resolución (derogada)".
Repsol-YPF, Exxon, Shell y Petrobras compiten en el mercado local.

Luego de la crisis económica que afectó al país sudamericano en 2001-2002, el Ggobierno dejó los precios de los combustibles prácticamente congeladas durante varios años, en un pacto no escrito con las empresas.

Las autoridades vienen luchando contra las subidas de precios en distintos sectores con políticas intervencionistas y de control de precios.