Buenos Aires. El gobierno argentino sostuvo que "no hay cláusulas secretas" que presionen las decisiones del Ejecutivo en el acuerdo firmado en 2013 entre la petrolera estatal YPF y la estadounidense Chevron, pero reconoció que figuran cláusulas "de confidencialidad" "ordinarias" en estas operaciones.

Según detalló el jefe de gabinete del gobierno argentino, Jorge Capitanich, durante su rueda de prensa diaria, no son "cláusulas secretas" sino "cláusulas de confidencialidad, en virtud de que se trata de dos empresas que cotizan en la Bolsa de Nueva York".

Capitanich quiso zanjar así la polémica sembrada este domingo a raíz de informaciones divulgadas por medios opositores en las que se denunciaba que Chevron condicionó a la reforma de varias leyes clave el acuerdo para invertir en la formación de hidrocarburos de Vaca Muerta.

Dichas presiones, asentadas presuntamente a través de cláusulas secretas en el convenio, habrían impactado en los términos de la recientemente aprobada Ley de Hidrocarburos, entre otras normas.

"Quienes opinan son los mismos opositores de siempre, financiados por otras empresas petroleras que pretenden obstaculizar el acuerdo. En este oficio nos conocemos todos", dijo Capitanich, tras ser preguntado por las supuestas condiciones secretas impuestas por Chevron.

"Estas cláusulas de confidencialidad forman parte de la operatoria típica de una inversión de esta naturaleza" y forman parte de las "transacciones de carácter habitual y ordinario" para la inversión hidrocarburífera o minera, agregó.

El acuerdo entre YPF y Chevron para el desarrollo masivo de hidrocarburos no convencionales en el área Loma Campana (dentro de la gigantesca formación Vaca Muerta, en el suroeste argentino) implicó una inversión de US$1.240 millones en una primera etapa piloto y US$1.600 millones para la segunda fase, que se puso en marcha el pasado abril.

El cronograma prevé un desembolso total de unos US$16.000 millones para la explotación del 3% de la superficie del yacimiento, lo que muestra que "la potencialidad del yacimiento es extraordinariamente importante", según Capitanich.