Pasar al contenido principal
Gobierno argentino dice que supervisa contratos ferroviarios desde 2010
Domingo, Septiembre 18, 2011 - 12:57

La Secretaría de Transporte dijo que los contratos de concesión son "sometidos a revisión desde hace más de un año y medio por parte de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos, para readecuar las distorsiones y cambios producidas a lo largo del tiempo".

Buenos Aires. La Secretaría de Transporte de la Nación consignó que los contratos de concesión de las líneas ferroviarias son sometidos a revisión desde comienzos de 2010, con el objeto de readecuar las distorsiones y cambios producidos en las prestaciones.

Un comunicado difundido este sábado por la secretaría que conduce Juan Pablo Schiavi, explicó que los contratos de concesión de las líneas ferroviarias son "sometidos a revisión desde hace más de un año y medio por parte de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos para readecuar las distorsiones y cambios producidas a lo largo del tiempo".

La medida de control está a cargo de los Ministerios de Planificación Federal, a través de la Secretaría de Transporte, y de Economía, con el criterio de "defender de manera inclaudicable, ante reclamos en algunos casos desmedidos, los intereses del Estado Argentino".

El comunicado que hace referencia a una nota publicada en un diario porteño que asevera que "no hay un solo tren con el contrato al día", aclara que "la renegociación concluirá, como en todos los casos, con la participación del Congreso de la Nación".

"En el marco de la UNIREN se han renegociado 57 contratos de servicios públicos", afirmó la Secretaría de Transporte.

Los contratos ferroviarios tienen una antigüedad superior a los 15 años y sufrieron modificaciones producto de las variaciones de la economía y de las políticas públicas operadas desde entonces por distintas administraciones.

"No obstante -aclara la secretaría", y desde el punto de vista del control, la autoridad regulatoria posee vigentes todas las herramientas necesarias para que el mismo sea efectivo" y también refutó la supuesta “disminución” en la cantidad de pasajeros en las líneas ferroviarias.

El organismo afirmó que "esto no es verdad, ya que a excepción del Ferrocarril Sarmiento, que disminuyó su operación producto de la quema de formaciones de mayo pasado, el conjunto de las líneas sostuvo o aumentó la cantidad de pasajeros, que superan los 2,5 millones por día" incluyendo trenes, subtes y premetro.

Por el contrario, la Secretaria aclaró que "existe un aumento en los niveles de evasión, producto de afectaciones por problemas de seguridad y una resistencia al cambio en la implementación masificada del sistema de cobro por boleto electrónico (SUBE), tal como ocurre en la totalidad de los otros sistemas de transporte".

"Esa resistencia se visualiza también en un relajamiento en los mecanismos de control de evasión en las estaciones", explicó el comunicado, pero advirtió que "aun con los defasajes que pudieran esgrimirse desde el sector empresarial, los concesionarios deben garantizar la correcta prestación del servicio, so pena de incurrir en causales de rescisión.

Autores

Télam